jueves, 14 de marzo de 2013

¡Felicidades, papá!

Con motivo del Día del Padre los alumnos de 1º de ESO han escrito una carta a sus padres. He aquí una selección de estas cartas. 


Querido papá: 
Aprovecho este día tan especial para decirte cosas que nunca te he dicho... El mejor recuerdo que tengo de mi infancia fue cuando me quedé llorando como una niña pequeña, en medio de la playa... Tú estabas ahí, fuiste como un rayo de luz que me iluminó el camino de vuelta hacia casa... También aprovecho para decirte que no me importa todo lo que trabajas, lo que de verdad importa es que cada día te tenga a mi lado para lo bueo y lo malo... Siempre me apoyas en los momentos difíciles y por eso eres para mí un modelo de padre. Por esto y por muchas cosas más, ¡FELIZ DÍA DEL PADRE! (Amara Alós, 1º ESO D).

Querido padre: eres una persona que todo el mundo querría tener como padre. De pequeño, todo lo que pedía me lo dabas. Me has ayudado en todo. Cuando estaba enfermo, me cuidabas y cuando estaba nervioso, pasabas el tiempo conmigo para tranquilizarme. Cuando estuve lesionado, me llevaste al médido un día y otro hasta que me recuperé. En Navidad, me acuerdo que yo quería una PS3 y tú el día de Reyes me la regalaste con muchos videojuegos. Aquella Navidad fue la mejor de todas mis Navidades. También me acuerdo de cuando me rompiste mi videojuego favorito: en vez de comprarte algo, me volviste a comprar el juego más otros dos. Eres un buen padre y la mejor persona que he conocido y conoceré. ¡Te quiero, papá! (Alejandro Suárez-Varela, 1º ESO C).  

Querido papá:
Aunque nunca nos comunicamos por carta, hoy quiero hacerlo porque es un día especial. ¡El día del padre!
En primer lugar, quiero agradecerte todos esos momentos en los que me divierto mucho y nos echamos esas "risillas"..., por ejemplo, todos esos domingos que paso a tu lado haciendo juntos la paella. También quiero agradecerte todos esos momentos que me dedicas, todos esos consejos que me das referentes a la vida en general. A veces, cuando me riñes, me da la risa, pero tú ya sabes que son nervios. Gracias por estar a mi lado en los momentos que más falta me haces, gracias por ese beso de todas las noches, gracias por arroparme como cuando era pequeño. Estoy orgulloso de ti y que no te quepa la menor duda de que cuando sea padre tomaré ejemplo de ti. ¡Te quiero, papá! (Hugo Ramos, 1º ESO D).

Qué decirte, papá. Gracias por haberme enseñado a hacer todo lo que sé. Nunca olvidaré esas tardes que me decías que te ayudase a arreglar la lámpara, la puerta y todo lo demás que se rompía. Gracias por apoyarme en todo lo que hago, por estar siempre ahí cuando más lo necesitaba. Que sé que muchas veces hemos tenido nuestras peleas, pero luego siempre se arreglan. Recuerdo que de pequeña, cuando por la noche estaba mala o tenía miedo, siempre eras tú el que estaba conmigo hasta las tres o las cuatro de la madrugada, aunque después tuvieses que entrar al trabajo a las seis de la madrugada. Que si tú no estás el día de mañañna, no sé lo que haría, que aunque nunca te lo haya demostrdo, te quiero muchísimo. Gracias por todas esas sonrisas junto a ti y que sin ti ya nada sería lo mismo. (Noelia García, 1º ESO C).

Papá, lo primero que quiero es darte las gracias por aguantarnos a Elena y a mí cuando nos peleamos, por no decirme nada cuando aplasté tu árbol (no te lo conté, pero ahora lo sabes, por cierto, no fue el viento), por querernos y darnos todo lo que tenemos, incluidas nosotras. Recordar cuando vamos a coger setas los dos (aunque nos separemos para cogerlas) me alegra. Que me enseñaste a "conducir" y a muchas cosas más. También me acuerdo de cuando nos caímos los dos al charco de barro y nos pusimos perdidos. Esos momentos son inolvidables (al igual que tú). Y, aunque a veces nos peleemos y no nos hablemos en dos días, te quiero y tú lo sabes. (Ana Mayer, 1º ESO C).

Querido papá:
Desde el momento en el que llegué a este mundo tú, mi héroe, me has mimado y me has querido como algo "raro" en esta especie. Contigo he experimentado muchas cosas, pero lo primero que siento todos los días contigo al acostarme y al despertarme es amor, cariño y felicidad. Mi familia es lo que me hace levantarme por la mañana, porque siento que hay un día más en mi vida en el que puedo conocerlos más y darles todo mi cariño. Tengo mucha vida por delante y me gustaría vivirla entera contigo..., bueno, y con los demás. Me has dado a lo largo de estos doce años todos los caprichos que he querido, pero ahora que soy más consciente, me he dado cuenta de que los únicos caprichos que quiero sois vosotros. Cuando me enfado, siempre consigues sacarme una sonrisa. Tú, papá, eres como un rayo de sol a media noche. Te quiero mucho. (Sara Ruiz, 1º ESO D).

Papá, te escribo esta carta para que sepas que te quiero mucho aunque haya algún rocecillo entre nosotros.  Recuerdo cuando fuimos a Sierra Nevada para que viera la nieve, cuando me enseñaste a montar en bici o cuando fuimos a ver España-China en Sevilla... Esas son algunas de las muchas razones por que te quiero. Algunas veces me pregunto qué pasará cuando tú no estés. Gracias por darme tantos caprichos. Papá, te quiero mucho. (Juan José Florido, 1º ESO D).

Papá: te quiero dedicar esta carta porque paso muy buenos momentos a tu lado. Trabajas para que tengamos una vida mejor. Me traes muchos recuerdos, por ejemplo, cuando me dabas el biberón o me llevabas al parque. Has estado siempre pendiente de mí. Cuando me riñes, te enfadas conmigo porque no he hecho algo bien. Reflexionando, acabo reconociendo el error y te pido perdón. Cuando vamos a jugar al tenis, casis siempre me ganas. El martes 19 te pienso entregar esta carta de agradecimiento. ¡Felicidades, papá! (María Hernández, 1º ESO D).

 
Querido papá:

Como muy pronto será tu día, quiero felicitarte. Por las mil y una cosas que siempre haces por mí. Como normalmente yo no correspondo a ellas, hoy pagaré las deudas, todas, de golpe, con esta carta. Aunque me regañes, te quiero. Aunque te enfades, te quiero. Aunque no consigas lo que deseo, te quiero. Y siempre, hagas lo que hagas, te querré. Porque tú eres mi mentor, mi guía, mi pasado, presente y futuro. Por eso yo creo, que aunque mucha gente diga que quiere algo más a su madre que a su padre, mi caso no es así, porque os quiero a los dos de la misma manera, sin favoritismo alguno. Te quiero muchísimo. Raquel. (Raquel Rodríguez, 1º ESO D). 

Papá, qué decirte... Que eres una de las personas más importantes de mi vida, porque siempre que hago algo malo o digo cosas malas me corriges. Aunque me da coraje cuando me castigas, sé que al fin y al cabo es mejor para mí. Que sepas que te quiero mucho y que no quiero que te separes nunca de mi lado. También quiero agradecerte todo lo que has hecho por mí. Y por eso eres el mejor padre del mundo. Aunque nos enfademos, al final terminamos dándonos un abrazo. Nunca te olvidaré, papá. Feliz día del Padre (Michel Huertas, 1º ESO C).

Carta a mi padre.
Para empezar, decirte que te quiero mucho, que eres el mejor papá del mundo. Gracias a este día puedo decirte que eres lo mejor que tengo en la vida. Gracias a ti y a mamá existo, como mis hermanos. Vosotros me disteis la vida y os doy las gracias porque estáis ahí y sois lo más importante que tengo. Que nuestras peleíllas jugando son las mejores. Cuando me riñes, yo sé que es lo mejor para mí. Eres un padre supertrabajador y no cambiaría por nada todos los momentos que he vivido contigo. ¡QUE TE QUIERO MUCHÍSIMO!  (Yolanda Romero, 1º ESO C).

Para papá: 
Quería decirte hoy, ya que es tu día, algunas cosillas. Primero, darte las gracias por hacer lo imposible por mí, y decirte que tengas claro algo: que para mí eres el mejor padre que existe. Que al igual que defectillos (como que eres muy cabezón), tienes mil y una virtudes, como pedir perdón aunque tú no tengas la culpa. Que eres capaz de sacar sonrisas, aunque la persona no tenga ni fuerzas. Pues como esas cosas, miles más... Que para mí eres perfecto y, por favor, pase lo que pase, nunca cambies. 
PD.: Te quiero mucho, papá, y que todo esto no es ni la mitad de lo que te agradezco, ya que no existen palabras para hacerlo. (Lucía Pedraza, 1º ESO C). 

Querido papá: quería decirte que muchas gracias por todo lo que haces y has hecho por mí. Me acuerdo una vez cuando quería la Nintendo DS. Era muy moderna, pero tú me decías que los Reyes no sabían si me la iban a traer por mis notas. A pesar de que intentaba sacar buenas notas, no las sacaba... Y el día de Nochebuena, había en casa un paquete con mi nombre. Entonces, con toda mi ilusión, empecé a abrirlo y al final ¡era lo que quería! ¡mi consola! Todo el mundo, al ver mi cara de felicidad, se puso muy contento... A pesar de enfadarme contigo y de haber tenido buenos y malos momentos, siempre has estado ahí y siempre has querido lo mejor para mí. Feliz día del Padre. (Laura Aragón,1º ESO D).

Querido papá: te escribo esta carta por haberme educado, por haberme dado cariño, por haberme apoyado en los buenos y malos momentos, por haberme cuidado, por ser como eres, por haberme querido aunque me comporte mal... Recuerdo una vez cuando era pequeña que tú y mamá me regalasteis la Play Station 2, con el Pro Evolution Soccer 4, y mi hermano y yo nos pusimos muy contentos. Gracias por tus desvelos y por ser como eres. Te quiero, papá. (Liliana Lucía León, 1º ESO D).

Querido papá: 
Te escribo esta carta porque ya mismo es tu día, porque te quiero mucho y siento que últimamente no te lo he dicho, pero te quiero. Aunque nos enfademos, espero que sepas que te quiero. Todavía me acuerdo de aquel día que nevó en Mallorca y te tiré una bola de nieve que accidentalmente te dio en la cara. Yo me asusté porque penseé que te había hecho daño, pero de repennte, te empezaste a reír y me tiraste una bola a mí y entre risas hicimos una "pelea" de bolas de nieve. Sé que todo lo que haces es por nosotros (por el hermano y por mí). Cuando te pasas tantas horas trabajando sé que no es por gusto sino porque tienes bocas que alimentar y sé que eso no es fácil. Te preocupas mucho por mí y sé que es para que en un futuro sea una buena persona, educada y trabajadora con un buen futuro laboral, por eso me insistes en los estudios: en las faltas de ortografía, en los números que me llevo en las cuentas, en el vocabulario básico de inglés... También sé que hay cosas que haces por mí que apenas se notan, como por ejemplo, cuando me dices que eche la crema de sol para ir a la palaya, o cuando me dices que me abrigue porque hace frío, o cuando me dices que he comido muy poco y que si quiero más... Todas esas cosas me llevan a recordar que ya mismo es tu día y yo quiero recordarte que te quiero. (Miriam Gutiérrez, 1º ESO D).

Querido papá:
Papá, que llevas catorce años a mi lado cuidando de mí, apoyándome en cada momento de mi vida, que lo siento por no decirte cada día que te quiero y que eres lo mejor de mi vida, que sé que todo lo haces por mí, que eres una persona con un pedazo corazón. Que admiro lo fuerte que eres, cómo luchas porque todo siga adelante. Papá, que eres un hombre muy grande y que te quiero con tus defectos y sin ellos. Que no quiero que nunca te pase nada. Que lo siento por ser como soy muchas veces y que sabes que en este tiempo he cambiado mucho, papá, que no me gusta nada lo que me dices, que si te vas de mi lado sería todo imposible sin ti. Quiero agradecerte haberme ayudado tanto estos catorce añitos conmigo y que todavía nos quedan muchas años más. Gracias por todo. Que tengo motivos para decirte que te quiero más que a nadie. Para el mejor padre del mundo, Eulogio Rafael Blanco Buendía. (Carmen Blanco, 1º ESO C).

Felicidades, papá. Me paso por aquí para decirte unas cuantas cosas: que muchísimas felicidades, papá, que te quiero mucho. Que eres único, y estoy orgullosa de ti, que muchas gracias por cumplir tus promesas, como la de comprarme la bici, a pesar de no saber si la iba a utilizar o no... Que aunque seas difícil de convencer, casi siempre lo termino consiguiendo. Que gracias por todo y por quererme tanto. Jamás olvidaré esos días de acampadas que pasábamos todos juntos. (Alba Romero, 1º ESO D).

Bueno, te escribo esto por el simple motivo de que hoy es el Día del Padre. Quiero agradecerte todo lo que has hecho por mí desde que era un bebé hasta ahora. Aún recuerdo cuando íbamos a la playa y nos lo pasábamos genial. Tienes muchas virtudes que probablemente no tenga ningún padre: eres gracioso y te pones serio cuando es necesario. Quería disculparme por contestarte. Eres el mejor padre del mundo. Te quiero. (Lucía Vacas, 1º ESO C).  

Querido papá:
Aprovecho esta ocasión del Día del Padre para decirte cuánto te quiero. Siempre me has apoyado en lo que hacía y cuando me hacían falta ánimos, tú estabas allí. Recuerdo una vez que os dije a mamá  y a ti que iba a suspender Francés: pusiste una cara que parecía que ibas a explotar... Unos días después, cuando llegué a casa, me dijiste: --"Carmen, ¿te han dado las notas?" Y yo, angustiada, respondí que sí. Cuando viste el suspenso en Francés y sobre todo con un tres, me miraste y creí que en ese momento ibas a decirme: --"¡Castigada!" Pero cuando mamá estuvo a punto de decirlo, hablasteis en la cocina mientras que yo pensaba cuál podría ser mi castigo. Después de unos minutos volvisteis los dos y tú, papá, me dijiste que no querías volver a verlo, pero que como era el primer trimestre estaba a tiempo de mejorar. En ese mismo momento comprendí que mi padre era especial e irreemplazable y aunque me dé miedo cuando se enfada, siempre será uno de los mejores padres. Por eso le quiero. (Carmen Romero, 1º ESO D).

Querido papá: 
Te escribo esto porque hoy es tu día. Me gustaría agradecerte todo lo que has hecho por mí. Sé que, aveces, nos enfadamos simplemente por tonterías, pero después nos perdonamos como si nada. Recuerdo aquella vez que por primera vez cogí una bicicleta sin pedales y me mentiste diciéndome que me estabas agarrando, cuando no era así y por eso aprendí a cogerla... Siempre quieres que vea películas antiguas porque dices que son las mejores y yo me niego, pero no sirve para nada, me las tengo que tragar. Otra anécdota tuya es que cuando nací era muy llorona y tú por el fondo me escuchabas llorar y,como mi hermano también fue muy llorón, tú repetías continuamente a mamá: "¡Esa no es mi hija, esa no es la mía...!" También, cuando mamá me riñe, tú me haces reír. Simplemente, muchísimas gracias por todo. Te quiero, papá. (Irene García, 1º ESO C).

Carta a mi padre.
Papá, aprovechando que es el Día del Padre, me gustaría dedicarte estas pocas líneas para decirte lo que nunca te he dicho. Te admiro, porque has trabajado desde muy joven. Cuando apenas tenías mi edad, empezaste a trabajar en una empresa familiar y con los años te has convertido en un profesional metalúrgico. No eres alguien que demuestre mucho sus sentimientos, pero con el tiempo te voy conociendo mejor y sé cuando algo te preocupa. Eres muy testarudo: cuando se te mete algo entre ceja y ceja lo tienes que conseguir, como yo. La verdad, te quiero, porque aunque no lo demuestras, hay pequeños detalles que me ayudan a reflexionar. Me gusta cuando me dices lo bien que hago las cosas, y también que me regañes cuando lo hago mal. Me encanta recordar buenos momentos a tu lado, como cuando nos íbamos con la tata al campo a recoger castañas y espárragos. Nos lo pasábamos tan bien...A pesar de todos tus defectos (nadie es perfecto) tienes también muchas virtudes. Por eso ¡te quiero! (Lorena Bueno, 1º ESO C).






1 comentario:

  1. Que montón de buenos deseos se recogen en estas cartas. El cariño y la emoción desborda todos los rincones digitales de este blog.

    Felicidades a todos por esas cartas y a la profe M Jesús por compartirlas.

    Un abrazo. ;)

    ResponderEliminar